domingo, 1 de abril de 2018

Películas anime

A diferencia de las grandes producciones estadounidenses de Disney o Pixar, por desgracia no es muy habitual poder disfrutar en pantalla grande de películas de animación japonesa más allá de las proyecciones en determinados festivales. Pero afortunadamente esta temporada se han estrenado en cartelera, aunque sólo durante un tiempo limitado, 3 títulos que merecen destacarse: A silent voice (Reiko Yoshida, 2016) que adapta el manga de Yoshitoki Ōima, Fireworks (Nobuyuki Takeuchi y Akiyuki Shinbo, 2017) y Mary y la flor de la bruja (Hiromasa Yonebayashi, 2017), basada en la novela infantil "La pequeña escoba de palo" de la británica Mary Stewart. Por esta circunstancia, aprovecho para recordar las historias más memorables de este género.


Inevitablemente, no se puede empezar de otra manera que mencionando al Studio Ghibli, fundado el 15 de junio de 1985 bajo la figura del mítico Hayao Miyazaki, que ya había dirigido las muy notables Lupin III: El castillo de Cagliostro (1979) y Nausicaä del Valle del Viento (1984), junto con Isao Takahata, el otro genio siempre en la sombra. Casi sin lugar a dudas, se podrían considerar las siguientes como las obras maestras imprescindibles del estudio japonés:
  • La tumba de las luciérnagas (Isao Takahata, 1988)
  • Mi vecino Totoro (Hayao Miyazaki, 1988)
  • La princesa Mononoke (Hayao Miyazaki, 1997)
  • El viaje de Chihiro (Hayao Miyazaki, 2001)
  • El castillo ambulante (Hayao Miyazaki, 2004)
Studio Ghibli

Todas estas películas giran en torno a varias temáticas recurrentes: elementos fantásticos y mágicos, los protagonistas infantiles y el interés por la defensa y preservación de la naturaleza. Sin ser las más populares, también requieren un visionado que no defraudará: El castillo en el cielo (Hayao Miyazaki, 1986), Recuerdos del ayer (Isao Takahata, 1991), Porco Rosso (Hayao Miyazaki, 1992), Pompoko (Isao Takahata, 1994), Susurros del corazón (Yoshifumi Kondo, 1995), Ponyo en el acantilado (Hayao Miyazaki, 2008), El viento se levanta (Hayao Miyazaki, 2013) y El cuento de la princesa Kaguya (Isao Takahata, 2013).

Por otro lado, tenemos los grandes clásicos de la ciencia ficción, encabezados por Akira (Katsuhiro Ôtomo, 1988) cuyo manga centrado en la ciudad futurista de Neo-Tokio se desarrolló entre los años 1982 y 1990. Siguiendo con ese estilo cyberpunk aparece Ghost in the Shell (Mamoru Oshii, 1995) y su secuela Ghost in the Shell 2 (Mamoru Oshii, 2004). Con un carácter menos oscuro y más infantil nos encontramos con Metrópolis (Rintaro, 2001). Y para completar, dentro del subgénero mecha aparece Patlabor, la policía móvil (Mamoru Oshii,1989).

Akira

Pero la ciencia ficción no es el único género trabajado, sino que hay bastante variedad: los clásicos samuráis con Ninja Scroll (Yoshiaki Kawajiri, 1993) y Kenshin, el guerrero samurái (Tsuji Hajiki, 1997) con su serie para televisión, sus múltiples secuelas y sus varias películas de acción real; thrillers elaborados y profundos como Perfect Blue (Satoshi Kon, 1997); o detectives desenfadados como Cowboy Bebop (Shinichirô Watanabe, 2001).

Rurôni Kenshin

Para terminar, nombraré algunos títulos que evidencian que el anime continúa en un gran momento creativo y demuestran que hay vida más allá del maestro Miyazaki:
  • La chica que saltaba a través del tiempo (Mamoru Hosoda, 2006)
  • Trilogía de 20th Century Boys (Yukihiko Tsutsumi, 2008-2009)
  • Summer Wars (Mamoru Hosoda, 2009)
  • En el bosque de la luz de las luciérnagas (Takahiro Omori, 2011)
  • Los niños lobo (Mamoru Hosoda, 2012)
  • Your name (Makoto Shinkai, 2016)
Your Name

Actualización:
  • Mirai, mi hermana pequeña (Mamoru Hosoda, 2018)
  • Quiero comerme tu páncreas (Shin'ichirô Ushijima, 2018)
  • Maquia, una historia de amor inmortal (Mari Okada, 2018)
  • Saga of Tanya the Evil Movie (Yutaka Uemura, 2019)


1 comentario: