sábado, 2 de febrero de 2019

Guion original

Hay infinidad de maneras de contar una historia, y ahí es donde se nota la firma del estilo propio del director de cine. Y si esa forma tan personal de dirigir la combinas con un guion que no siga los convencionalismos más comerciales que dicta la industria, nos podemos encontrar con películas tan extrañas como hipnóticas. Realizadores que con estas características hayan alcanzado el éxito y reconocimiento no hay muchos, siendo quizás los más populares (y polémicos) David Lynch, Lars von Trier, Darren Aronofsky o Terry Gilliam, por ejemplo.

Pero estos maestros no tienen la exclusividad para hacer películas "raras". Aquí voy a mencionar otras obras que destacan tanto por su contenido como por su continente. Para intentar organizar un poco todo esto que puede parecer demasiado ecléctico, se me ha ocurrido emparejarlas por su temática, ya que todas ellas tienen una mezcla de varios géneros, como son la ciencia-ficción, el thriller, el drama o incluso la comedia.

Empezamos con extraterrestres llegados del espacio exterior, como los que buscan droga en Cielo líquido (Liquid sky, 1982, Slava Tsukerman) y los que celebran exóticos rituales antes de aspirar a triunfar como cantantes en Cómo enamorar a una chica punk (How to talk to girls at parties, 2017, John Cameron Mitchell).

Las hay con mensajes más profundos, con una crítica social implícita, que nos han mostrado por etapas hasta donde llega la degeneración del ser humano, empleando como metáforas un tren o un edificio. Así hemos visto a sus personajes avanzando por los vagones de Rompenieves (Snowpiercer, 2013, Bong Joon-ho) y subiendo por los plantas de High-Rise (High-Rise, 2015, Ben Wheatley).

high-rise

Continuamos con un par de sospechosas desapariciones, que tendrán que ser investigadas por jóvenes convertidos en circunstanciales investigadores. Ya sea en un instituto como en Brick (Brick, 2005, Rian Johnson) o en la zona de urbanizaciones de la frívola ciudad de Los Angeles en Lo que esconde Silver Lake (Under the Silver Lake, 2018, David Robert Mitchell).

sábado, 5 de enero de 2019

Resumen musical del 2018

Este año empezaba con la buena noticia de un nuevo trabajo de Black Rebel Motorcycle Club "Wrong creatures", lo que significaba que su batería Leah Shapiro estaba completamente recuperada de su complicada operación cerebral. Ya metiéndonos en el tema, entre los grupos clásicos que han publicado en esta temporada aparecen los ya veteranos, pero en plena forma, Manic Street Preachers "Resistance is futile" y Suede "The blue hour", la versión más rockera de Interpol "Marauder", justo al contrario que el discutido cambio de registro de Arctic Monkeys "Tranquility Base Hotel & Casino", los festivaleros Imagine Dragons "Origins" y Franz Ferdinand "Always ascending", lanzando singles que hacen bailar a multitudes, y la continuación del proyecto inclasificable de Gorillaz "The now now". Cada uno en su género, también disfrutamos con el electro-pop delicado de CHVRCHES "Love is dead", el cierre de la oscura trilogía de EPs de Nine Inch Nails "Bad witch", el pop-rock baladístico de Snow Patrol "Wildness", el folk alegre para multitudes de Mumford & Sons "Delta", el vanguardismo gótico de Dead Can Dance "Dionysus" y los siempre épicos y sin complejos Muse "Simulation theory".


Por otro lado, nos encontramos con la despedida de Satellite Stories "Cut out the lights", los segundos discos, en muy diferentes circunstancias, del supergrupo The Good, The Bad & The Queen "Merrie Land" y Jungle "For ever", los sorprendentes The 1975 "A brief inquiry into online relationships", The Kooks "Let's go sunshine", The Coral "Move through the dawn", Twenty One Pilots "Trench", Clean Bandit "What is love?", los cañeros Idles "Joy as an act of resistance" y Titus Andronicus "A productive cough", los clásicos del britpop Ash "Islands", The Vaccines "Combat sports", el doblete de The Wave Pictures "Brushes with happiness" y "Look inside your heart", los jóvenes y talentosos hermanos de The Lemon Twigs "Go to school", los esquivos Death Cab for Cutie "Thank you for today", el indie-folk de los dublineses Villagers "The art of pretending to swim" y el regreso por todo lo alto, con tres cuartos de la banda original (ya que sólo falta la bajista D'arcy Wretzky), de The Smashing Pumpkins "Shiny and Oh So Bright, Vol. 1 / LP: No Past. No Future. No Sun.".